The Militant (logo)  
   Vol. 69/No. 48           12 de diciembre de 2005  
 
 
California: Obreros avícolas firmes
en lucha por sindicato
(portada)
 
POR LEA SHERMAN  
LIVINGSTON, California—A pesar de las amenazas de la empresa de reemplazar permanentemente a los trabajadores en huelga, cientos de obreros avícolas en lucha por un contrato decente y el reconocimiento del sindicato en la planta Foster Farms, regresaron a las líneas de piquetes el 17 de noviembre. Esta es la tercera vez que abandonan el trabajo en menos de un mes.

Dos días después, un artículo de primera plana del Modesto Bee informaba que según la empresa, habían despedido a muchos de los sindicalistas que han participado en la huelga. Sin embargo, los trabajadores relataron al Militante que cuando regresaron a trabajar el 21 de noviembre todavía tenían sus puestos, aunque algunos habían sido rebajados de categoría.

“Me llamaron a la oficina y me dijeron ‘Tu participaste en las manifestaciones, así que vas a dejar de ser encargado de cuadrilla,’” dijo Raj Brinder Dhaliwal, un obrero con 26 años de antigŁedad en la planta y veterano partidario del sindicato. “Yo dije que de acuerdo. Nadie fue despedido y los que fueron rebajados de categoría presentaron cargos contra la compañía ante el sindicato. Los trabajadores no están preocupados ni atemorizados.”

Federico Avila es uno de los veteranos, que ha trabajado 32 años en la planta, y es vicepresidente de la Liga de Trabajadores Independientes del Valle de San Joaquín, el sindicato que representa a los trabajadores de Foster Farms. “La compañía quiere un taller abierto, sin sindicato, para poder deshacerse del que quieran cuando se lesione,” dijo Avila al Militante. “No les importa lo que le pase a la gente. Solo están interesados en sacar el producto. Hicimos lo correcto al unirnos para ganar un sindicato.”

Esta planta, una de las mayores plantas avícolas de Estados Unidos, emplea unos 2 mil trabajadores, y produce medio millón de pollos al día.

La unidad que han logrado los trabajadores de México, de Punjab, India, y de otras nacionalidades, ha sido la clave para evitar que los patrones lleven a cabo una victimización a gran escala de los partidarios del sindicato durante la lucha.

El deterioro del seguro médico y los bajos salarios son las causas principales de la lucha. Desde 1993, el salario ha aumentado un promedio de 12 centavos por hora anuales. Durante el mismo periodo los gastos médicos han aumentado dramáticamente, incluyendo una tarifa de 25 dólares por cada visita al médico y cuotas deducibles muy altas.

Para mejorar su capacidad de negociar un contrato, al principio del año la unión se afilió al sindicato de trabajadores mecanometalúrgicos IAM unas semanas antes de la huelga. La Foster Farms se ha negado a aceptar esta afiliación, diciendo que es ilegal. “La compañía no quiere reconocernos porque sabemos lo que hacemos, y seguimos los procedimientos correctos”, dijo Avila. “Tenemos confianza de que vamos a ganar.”  
 
 
Front page (for this issue) | Home | Text-version home